Tendencias para el 2018

Es una realidad que en materia automotriz, en los últimos años la conversación se centra cada vez menos en caballos de fuerza o potentes motores y cada vez más alrededor de aspectos como: conectividad, seguridad y economía de combustible. Dicho de otra manera estamos viviendo la transformación más profunda que ha sufrido el automóvil desde su invención hace más de un siglo.

La tecnología incorporada a los vehículos se ha vuelto tan relevante, que los fabricantes han tenido que tomar en cuenta foros muy diferentes a los tradicionales Auto Shows. Uno de esos escenarios que ha venido tomando fuerza en el último par de años es el CES – Consumer Electronics Show – que en nuestra mente siempre estuvo asociado con los últimos avances en telefonía, video, audio y electrodomésticos.

Sin embargo, en la edición 2015 del CES hemos podido observar una buena cantidad de fabricantes de automóviles que lo han aprovechado para presentar las tecnologías que en un futuro cercano se harán presentes en los vehículos, así como otras tantas que nos indican el rumbo que tomarán a mediano plazo.

  1. Conducción Autónoma

Una de las ideas que más revuelo han generado en los últimos meses es la de que los autos puedan llevarnos por sí solos de un lugar a otro, permitiendo que el conductor ocupe esos largos tiempos a bordo en otras cosas. Si bien es cierto, este concepto lo asociamos con el Google Car, las marcas de autos tradicionales están trabajando fuertemente en esta tecnología.

Los autos autónomos requieren de sofisticadas computadoras, cámaras, mapas, radares, escáneres láser y sistemas de posicionamiento para monitorear en tiempo real el camino y la presencia de otros autos, ciclistas, peatones, etc. Mercedes-Benz presentó el prototipo F 015 Luxury in Motion que bien podría interpretarse más como una cómoda sala rodante que un auto, mientras que Audi invitó a algunos periodistas a que realizaran un viaje de 885 kilómetros (de Silicon Valley a Las Vegas) a bordo de un A7 Piloted Driving que no requirió ninguna intervención humana para realizar el recorrido.

La extinción de la llave

Desde hace algún tiempo, los fabricantes han tratado de conectar a los usuarios con sus vehículos a través de Apps, esta tendencia se nota principalmente en los autos eléctricos. Sin embargo, en el CES 2015 marcas como Audi, Hyundai o BMW se suben a la moda de los wearables, particularmente los Smartwatches, desde donde se puede abrir y cerrar el vehículo, así como encender el motor o el climatizador de manera remota, sin olvidar la funcionalidad que permite localizar el vehículo en caso de que hayamos olvidado en dónde lo estacionamos.

  1. Un mundo sin accidentes vehiculares

En las últimas dos décadas la gran tendencia de la industria automotriz en materia de seguridad fue la de garantizar la integridad de los ocupantes en caso de una colisión, así como los primeros pasos en desarrollar tecnologías que ayudaran a prevenir un accidente como el ESP (para muchos la tecnología de seguridad más significativa desde la invención del cinturón de tres puntos).

En los años por venir, los automóviles empezarán a incorporar tecnologías que les permitan prevenir los accidentes hasta un punto tal de reducirlos a cero. Valiéndose de distintas tecnologías, los vehículos en el futuro podrán evitar hasta el más mínimo raspón.

Adiós botones

La tendencia de incorporar pantallas más grandes, táctiles y de mejor resolución en los autos seguirá en marcha. Pero no solo eso, además de poder controlar ciertas funciones mediante comandos voz como ya es común en algunos modelos, ahora los automóviles se podrán controlar mediante gestos.

Volkswagen, BMW y Hyundai presentaron prototipos con tecnología de Reconocimiento de Gestos que mediante cámaras interpretan los movimientos del conductor y pueden ejecutar alguna tarea determinada.

  1. Conectividad total

Si bien es cierto que una demanda a nivel global por parte de los consumidores hacia los fabricantes de automóviles es la de tener más y mejor conectividad a bordo, en los años por venir los beneficios de tener vehículos conectados a la red se harán mucho más evidentes.

La integración entre teléfonos y autos se volverá transparente gracias a la intervención de Android y Carplay de Apple que permitirán a los usuarios aprovechar en su totalidad las prestaciones del teléfono incluso mientras conducen.

Servicio al cliente

Información